YO domo al ego

Domar al ego es como domar un caballo.
Al principio se resiste y puede dejarte caer con furia,
pero luego se vuelve manso
y ambos disfrutamos del viaje
al paso, al paso, al paso
al trote, al trote, al trote
y al galopeeeeeeeeeeeeee

Rosa Jiro
(dedicada a UGO)

Publicado por

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s