Madre sólo hay dos

Y sí, así es en mi caso.
Pepi Romero Serrano, mi madre, diagnosticada de bipolaridad desde los veintipocos años,

Viví siempre con dos madres.
Tanto es así, que cuando murió no supe a cual de las dos lloraba.

Hoy dejo mis lágrimas correr, porque sí, porque me da la gana.
No es ninguna fecha particular.

Recordé el amor que sentía por mi padre y me di cuenta que pude amarlo a través de ella. Y que a ella pude amarla a través de él.

Ya no oigo su voz en vivo ni puedo acariciar sus manos ni besas sus rostros ni mirar sus ojos.

Pero sí que los siento en mí, conmigo, y estoy inmensamente agradecida y alegre por haber elegido vivirme a través de estos dos seres tan preciosos que se unieron para darme la vida, mostrarme el camino, dejarme marchar, enorgullecerse de mí y soltarme para continuar con sus destinos.

Gracias Mamá, te Honro!
Gracias Papá, te Honro!

Rosa Jiro

Gracias a Pablo, hoy puedo escuchar su risa y su voz.

Donde Vamos Ahora from pablo alles romero on Vimeo.

 

Publicado por